NOTHING FOUND!

Principal Turismo

Altar de Día de Muertos, un elemento lleno de tradición

Morelia, Michoacán, 30 de octubre de 2018.- En México el Día de Muertos es una festividad muy importante, ya que es una fecha en la que se recuerda  a todos los seres queridos que ya no se encuentran en el mundo terrenal.

Una  de las actividades que no puede faltar en la noche de todas las ánimas es el altar de muertos, el cual funge como un portal para que los difuntos puedan trascender al mundo de los vivos.

Los altares tradicionalmente están conformados por siete niveles, por los cuales el alma necesita pasar para poder llegar al descanso eterno.

De acuerdo a la tradición Otomí, cada uno de los siete pisos significan los siete pecados capitales, (soberbia, avaricia,  lujuria,  ira, Envidia, Gula, Pereza)

La cultura azteca considera que en uno de los siete niveles es en el que tiene que llegar el alma.

No obstante también hay altares de dos niveles que representan al cielo y la tierra; y de tres pisos que representan el cielo, la tierra y el inframundo.

Los elementos que contiene usualmente una ofrenda de Día de Muertos son los siguientes.

  • Calaveritas que representan a los difuntos de la familia.
  • Papel picado de colores que representa la unión entre la vida y la muerte.
  • Deben colocarse los alimentos favoritos del difunto, así como cigarros, alcohol o dulces, según sea el caso.
  • Un copalero con incienso para alejar a los malos espíritus.
  • Un plato con sal que es purificación para no corromper el alma.
  • Una cruz de cal en el piso que representa los cuatro puntos cardinales.
  • Un camino de flores que va de la puerta al altar y que guía el camino de las almas a la ofrenda.
  • Juguetes para divertir a los niños difuntos.
  • Velas y veladoras para guiar a las almas hacia el altar.
  • Un vaso de agua para mitigar la sed de las almas y fortalecer su regreso.
  • Pan de muerto como señal de generosidad.
  • Flores blancas que representan al cielo, amarillas que guían a los espíritus y representan la tierra, y moradas que representan el luto.
  • Un perro que ayudará a cruzar a las almas hasta su destino final.